Filosofía de inversión

Resumen

El principal objetivo del fondo es la capitalización a largo plazo del patrimonio, pero manteniendo como prioritaria la necesidad de proteger el capital ante eventuales entornos hostiles.

Esta circunstancia permite tener por sistema una volatilidad inferior al mercado.

Estrategia

La filosofía de inversión este fondo se basa en el análisis integral, que combina tanto parámetros fundamentales como técnicos. En primer lugar, la estrategia se centra en el estudio exhaustivo de la hoja de balance de cada compañía para determinar la robustez de cada activo, y, adicionalmente, se evalúan las expectativas de los analistas para cribar los valores más relevantes.

A continuación, se trabaja con herramientas técnicas y de sentimiento inversor para enfocar el mercado desde un punto de vista conductual, aprovechando tendencias, al tiempo que se reduce el nivel del riesgo monetario.

Elaborados algoritmos matemáticos permiten descubrir patrones de un amplio número de activos. El escrutinio manual, basado en una extensa experiencia inversora, permite capitalizar las tendencias adecuadas y determinar el market timing para obtener una exposición idónea en los mercados.

La metodología se centra en el intento de capitalizar las inercias alcistas de fondo de la renta variable, teniendo una baja, nula, o incluso ligeramente invertida exposición, vía posiciones cortas, en los períodos abiertamente bajistas, lo que permite obtener un diferencial de capitalización positiva a largo plazo con una menor volatilidad que la de los índices más seguidos por los inversores.

Política de inversión

La gestión de fondo se realizará con el objetivo de que la volatilidad anual sea del 5%, no superando el 10% anual.

Se podrá invertir entre el 0%-100% de la exposición total en renta variable y/o renta fija (incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos), no existiendo objetivo predeterminado ni límites máximos en lo que se refiere a la distribución de activos por tipo de emisor, ni por rating, ni duración, ni por capitalización bursátil, ni por divisa, ni por sector económico, ni por países (incluidos emergentes). Se podrá tener hasta un 100% de la exposición total en renta fija de baja calificación crediticia.

Se podrá invertir entre 0%-10% del patrimonio en IIC financieras que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la Gestora.

La exposición máxima a riesgo de mercado por derivados es el patrimonio neto.

El fondo no cumple con la Directiva 2009/65/CE.

Se podrá invertir más del 35% en valores de un Estado de la UE, una Comunidad Autónoma, una Entidad Local, los Organismos Internacionales de los que España sea miembro y Estados con solvencia no inferior a la de España.

Se podrá operar con derivados negociados en mercados organizados de derivados con la finalidad de cobertura y de inversión.

Se podrá invertir hasta un máximo conjunto del 10% en activos que podrían introducir un mayor riesgo que el resto de las inversiones, entre otros, por su liquidez, tipo de emisor o grado de protección al inversor.

El fondo realiza una gestión activa, lo que puede incrementar sus gastos.

Esta participación es de acumulación, es decir, los rendimientos obtenidos son reinvertidos.

El partícipe podrá suscribir y reembolsar sus participaciones con una frecuencia diaria.